Exposición permanente situada en el entorno natural de Ekogunea (San Sebastián) que tratará el tema de la ecología de las lenguas, dedicándole un trato especial al Euskera. El proyecto nace de un muro de un frontón antiguo, ya existente. Siguiendo sus directrices, se generan dos cuerpos de misma geometría y dimensiones, pero girado uno respecto del otro. En el centro, el corazón del proyecto: la planta de un árbol cuyas ramas van expandiéndose dando lugar a los diferentes ámbitos de la exposición. Se pretende hacer un guiño al logotipo de Hitzahartu, también diseñado por ARCO.